sábado, 18 de agosto de 2012

noche de viernes incorrupto, muy quemada.

El demonio se agita a mi lado sin cesar;
flota a mi alrededor cual aire impalpable;
lo respiro, siento como quema mi pulmón
y lo llena de un deseo eterno y culpable.
A veces toma, conocedor de mi amor al arte,
la forma de la más seductora mujer,
y bajo especiales pretextos hipócritas
acostumbra mi gusto a nefandos placeres.

Dada la hora, sitación y estado,dejo esta lenta destrucción, lenta siempre se hace más apacible.




1 comentario:

  1. ¡Qué bién me ha entrado este texto de Baudelaire y la fotografía!

    ResponderEliminar